Mujer teletrabaja con un movil

4 consejos para gestionar el teletrabajo

En las conversaciones, aparecen dos partes y, a través de su interacción, ocurre algo nuevo, y cada persona juega un papel fundamental. Las mejores reuniones, ocurren cuando cada persona está en sintonía con la otra.

La clave aquí es que el intercambio de mensajes en el teletrabajo es una calle de doble sentido. No es un diálogo con uno mismo y ni un baile en solitario.

La gestión del teletrabajo también se ajusta a esta descripción. No es un acto vacío, sino una interacción con otros cuyas afirmaciones, ideas y respuestas construyen una dinámica. Esa dinámica puede beneficiar a ambas partes, porque, como saben algunos de los gerentes más inteligentes, hay tanto que aprender de los que trabajan para alguien como cosas que enseñarles.

¿Qué pasa si tu supervisor está a miles de kilómetros? ¿Todavía puedes arreglártelas en estas circunstancias? O, quizás incluso más desafiante, ¿Qué pasa si él o ella es nuevo en el teletrabajo o tiene un estilo de trabajo que difiere del tuyo? La solución es posible, aunque no necesariamente será fácil ni cómoda.

Aquí hay algunos consejos que lo ayudarán a mostrarle a su jefe cómo trabajar bien con usted y comenzar a administrar:

Observa sus acciones.

Antes de actuar, hay que realizar un reconocimiento. Recuerde que siempre es más importante prestar atención a lo que hace la gente que a lo que dice. Empiece por tratar de aprender cuál es la motivación principal de tu jefe. ¿Cómo prioriza los proyectos? ¿De qué forma da a conocer sus preferencias al equipo? Mire y escuche, e incluso desde la distancia, aprenderá más sobre qué es lo más importante en cada momento.

Proporcione nuevos enfoques.

Cuando recomiendes un cambio u ofrezcas un nuevo enfoque, hazlo de una manera que lo haga relevante.Es importante no arrojar ideas sin valor. Agregue contexto a tus ideas para que él o ella sepa de dónde vienen y por qué son importantes. De esta manera tu jefe comenzará a tener una idea de cómo piensas y creará estrategias basándose en la forma en que presentas tus ideas.

Haz preguntas socráticas.

El antiguo filósofo griego dejó una huella imborrable en la educación. Si aprendes a hacer preguntas abiertas de sondeo, también recibirás respuestas más detalladas. Puedes utilizar el método socrático para descubrir las opiniones e ideas de los demás, explorar ideas complejas y examinar problemas a medida que surgen. Las respuestas de tu supervisor pueden revelar motivaciones subconscientes, así como posibles puntos ciegos que nadie antes había considerado.

Ofrezca sugerencias oportunas.

En muchos sentidos, gestionar con éxito depende de que te gestiones a ti mismo de forma eficaz. Ten en cuenta que tus comentarios, aunque sean geniales, no siempre serán solicitados, incluso en situaciones en las que sea claramente necesario, o cuando tu perspectiva pueda tener un propósito fundamental. Manejarte bien en estos escenarios significa que te sentirás lo suficientemente cómodo con tu propia experiencia como para reconocer cuándo debes participar, sin que nadie te pida que lo hagas.

Blogs

Deja una respuesta